Jugando con la Iluminación

En el diseño de interiores la iluminación es un factor extremadamente importante. Permite tener cierto impacto o sensación en el ambiente o espacio personal. Puede hacer que una habitación parezca más cálida, más fría o incluso más grande. Este post tratará sobre varios ejemplos de cómo conseguir que una habitación o entorno parezca más cálida o más fría.

Haciendo que una habitación parezca más cálida

Para conseguir que una habitación parezca más cálida, es importante usar una luz cálida que le de calidez a la habitación. La luz no ha de ser excesivamente brillante, ya que esto puede restar comodidad a la habitación, incluso dar una sensación más fría. Una buena luz pueden ser las pequeñas luces de mesa o lucecitas colgantes de colores que pueden dar un efecto cálido también.

Con luz cálida también es posible hacer que parezca que hay más espacio en la habitación. Escoger luces más tenues y oscuras ayudan en este factor. Una luz cálida y tenue hace que los objetos parezcan estar mucho más lejos. Este truco se utiliza comúnmente en edificios más viejos, donde las habitaciones son más pequeñas.

Haciendo que una habitación parezca más fría

Hacer que una habitación parezca más fría es especialmente útil si vives en países más cálidos. No ayudarán solo los colores fríos, sino también ciertas formas de iluminar. Usar luces brillantes y azuladas es una de las principales formas de hacer que una habitación parezca más fría y agradable.

Otra forma de conseguir este efecto es añadiendo ventanas grandes y espejos. El reflejo de la luz durante el día da énfasis en los tonos más grisáceos de la luz. Este tono grisáceo también se puede obtener utilizando luces fluorescentes cuando está oscuro. Esta luz también es gris, y da una apariencia más fría.