Encontrando tus colores

En interiorismo, encontrar los colores perfectos para una habitación, apartamento o espacio personal es extremadamente importante. Escoger un color automáticamente escoge el estado de ánimo, sensación y aura del entorno. Es importante siempre encontrar el estado de ánimo que se quiere transmitir.

Colores oscuros

Colores como grises oscuros o negro evocan un estado de ánimo muy interesante que otorga a la habitación una sensación de menor dimensión. Especialmente si la habitación es grande, los muebles o accesorios oscuros realmente hacen que el espacio parezca mucho más pequeño. Los colores oscuros otorgan a la habitación una sensación triste y realzan el espacio personal. Los colores oscuros funcionan bien si se vive en países más cálidos ya que dan una sensación más fría.

Mezclar colores oscuros funciona bien tanto con colores cálidos como fríos. Se crea una apariencia extraordinaria cuando se mezclan colores oscuros como el negro junto con tonos rojos o naranjas.

La apariencia fría se crea a partir de mezclar negros y grises con azules. Esto crea una atmósfera fría y se utiliza habitualmente en países más cálidos. Con esto, se crea una ilusión de fresco en el cuerpo que ayuda a la relajación, ya que estos colores estimulan mejor el cuerpo.

Colores claros

El uso de colores claros en un espacio personal iluminará el espacio, ya que naturalmente provoca una sensación de luz en el cerebro, especialmente con el uso de color crema o blanco. Esta coloración es muy útil en países más fríos, ya que crean una atmósfera más cálida.

Los colores claros se pueden mezclar bien con colores de tonos azulados o rojizos. Mezclándolos con grises o azules otra vez crean una atmósfera más fría. Mezclándolos con colores rojizos se crea una atmósfera muy cálida y es generalmente uno de los colores más utilizados en interiorismo.